Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2018
Leí un artículo académico, donde se liga cronológicamente dos de mis libros: Querida Fábrica y Estilo. Debo aclarar que, aunque Querida Fábrica se publicó en el 2012, fue un libro que escribí mientras vivía en Ciudad Juárez, y forma parte de un conjunto titulado "Dolores Dorantes". "Dolores Dorantes" es un proyecto que incluye los libros "Poemas para ninos", "SexoPUROsexoVELOZ", "Septiembre" y "Querida Fábrica". Todos esos libros fueron escritos mientras viví en Ciudad Juárez. Querida Fábrica lo escribí entre el 2007 y el 2010, y trabajé en su corrección para ser editado durante 2012. Los libros que he escrito durante mi exilio en Estados Unidos son: "Estilo", "Copia", "Asi", "Asi" (si, dos de mis libros llevan el mismo titulo), "Estructura" y la colaboración que recientemente hice por encargo, para el libro de Zoe Leonard "El Rio".  También los libros para ninos &q…
No sé qué me pasa, este año he estudiado tantas cosas. Tantas técnicas de meditación. Tantos procesos para restablecer los recursos vitales del cuerpo. El último seminario en el que estuve fue muy fuerte, mental emocional y físicamente. Pero además, he estado muy cerca de ti. Creo que estar muy cerca de ti es lo que me coloca en otro sitio. Como en un lugar sin lugar. En un punto sin localización. Mi cuerpo está aquí, pero cuando me doy cuenta, mi mente (o yo, no se cómo explicarlo) ya ha viajado por muchos lugares, que tampoco son lugares. ¿Recuerdas que hace tres años o cuatro después de un seminario tenía miedo de dejar de quererte? Qué extraño.  A veces no sé por qué sigo estudiando todo esto. Cuando vivo el proceso de impacto en mi cuerpo, es que me hago estas preguntas. Cuando soy consciente de que sigo abriendo mi maleta sin deshacer desde hace dos semanas y ya no hay viaje. Y estoy aquí en un sólo lugar. Cuando soy consciente de que no hay razón para rendirme a las 5 de la ta…
Estaba a un paso de salir al banco. Ustedes saben: el banco no es precisamente mi lugar favorito. Por eso, con la chamarra y la bufanda puestas, después de pasar por tuiter para limpiar un poquito mis obsesiones (las tontas), escuchar musiquita de mis amigos, y leer palabras dulces como esas primaveras que ya no existen, en lugar de encaminarme al banco y a la farmacia y al supermercado, me vine para acá. ¿Ven cómo es la vida? Nos orilla a darnos largas explicaciones incluso a nosotros mismos. Una larga explicación para pedirme permiso: ¿puedo salir a jugar? E imagino la voz de mi mamá diciendo: ya va a llegar tu papá de la oficina y no le gusta que no estés aquí cuando llega, acuérdate.
En fin. Que yo no soy huérfana, ni nada. Mi papá estuvo ahí llegando de la oficina religiosamente a las 5 o 6 de la tarde, y nosotros esperándolo a comer. Y el quejándose de la comida. Y, a veces, dándome regalos y, también a veces (creo casi siempre) odiando su vida (en secreto), lo que desembocaba …
Imagen
invítenme a Colombia, oigan, voy a decir que sí...
Anoche me sirvieron un platillo  hecho con papa negra, me pareció fascinante, no como las papas grandes, aburridas y rubias a las que ya me acostumbré en casa Maha Vajra

Escribo desde el aeropuerto de Tenerife, en las Islas Canarias. Este ha sido un viaje que comenzó realmente en mayo, cuando volé a Rotterdarm para vivir por 2 meses y luego a Alicante. Lo que me ha sucedido no sé cómo describirlo. He sido tan feliz estos meses, pero al mismo tiempo he sufrido tanto estos meses. Soy mucho más consciente del racismo en el mundo, por ejemplo. Creemos que el racismo más crudo está en Estados Unidos? Vive, no vengas de vacaciones, un tiempecito en Europa, o camina por Israel (donde todo lo que no es blanco es Palestino).
No me considero una víctima de las circunstancias. Ha tomado posesión López Obrador. Y yo visito Europa en condiciones mucho más cómodas que muchos de los desplazados de Medio Oriente. Constantemente soy confundida con árabe, marroquí, turca o palestina. No me importa. Más bien…