Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2018
Imagen
Uno llega a vivir donde no conoce el idioma. Dan ju wel, si acaso. Uno llega con las emociones en la cabeza. No las emociones de vivir en otra parte del mundo. Las emociones de las emociones vividas antes de partir, por ejemplo. Todas esas preguntas: qué hice ahí, cuál amor, cuál odio, etc. Y , repentinamente, por azares de lo que somos, debo abandonar una de las maletas. También, por azares de lo que somos, mi maleta de mano es confiscada en Londres. Y llego acá, con una sola maletita de mano, a comprar otra vez los libros en los que estoy trabajando porque se quedaron en la primer maleta. A conocer gente. A decir hola, muy bien, feliz con los ajetreos y los cambios pero necesito estar sola. Uno o dos días nada más. Ah, el primer mundo y sus primeras guerras y sus primeros insomnios. El primer mundo y mi corazón roto, pulverizado por la decepción de, como siempre, sentir que me he equivocado con todo el cuerpo. Me he equivocado con todo el organismo. Qué hago yo viviendo en una plat…